Un beneficio básico que nos proporcionan las caricias es que nos permiten conocer mejor a nuestra pareja, tanto los rasgos de su piel como saber qué es lo que le gusta y lo que no. Por ello, tenemos que poner todos nuestros sentidos al hacerlo y en prestar atención en cómo y con qué estímulo reacciona.

Zonas comunes sensibles entre mujeres y hombres

  • El cuello: el tocar o besar esta parte del cuerpo suele despertar escalofríos.
  • La espalda: acaricia desde la nuca a las nalgas, pasando por los laterales de la columna vertebral. Hazlo con seguridad y firmeza para que se note la caricia.
  • Manos y pies: son unos perfectos receptores ya que están llenos de terminaciones nerviosas que proporcionan sensaciones muy placenteras. Puedes lamerlos, pellizcarlos…
  • Ano: zona de gran sensibilidad en ambos sexos. La estimulación anal es un proceso delicado que requiere calma, confianza y atención para que resulte una experiencia positiva. Empieza masajeando el área con movimientos circulares. Si ambos queréis podéis iniciar la penetración ya sea con el dedo, el pene o juguetes eróticos específicos. Con cualquiera de las técnicas tendrá que haber mucha higiene y una excelente lubricación ya que esta zona carece de ella.

Partes erógenas de la Mujer

  • Clítoris: es la zona más sensible de la mujer y la más fácil de estimular. Realiza suaves movimientos circulares o de arriba abajo con el dedo o con la lengua. Puedes pedirle que te guíe en los movimientos para encontrar el más satisfactorio.
  • Pechos: más sensibles en la mujer que en el hombre. Empieza acariciando con la palma de la mano hasta estimularlos. Una vez hecho podréis jugar pellizcándolos suavemente, succionando, lamiendo, etc. Existen en el mercado pinzas que se colocan en el pezón para que estén en constante estimulación mientras se presta más atención a la estimulación de otras partes del cuerpo.
  • Vagina: la entrada de la vagina posee muchas terminaciones nerviosas. Se estimula con la penetración (juguetes, dedo o pene). En la vagina se encuentra el punto G de la mujer. situada en la parte frontal a unos 2-5 cm de la entrada. Tiene forma de bola esponjosa que se estimula ejerciendo presión sobre ella. En nuestro artículo del Orgasmo del punto G podrás encontrar información más detallada del Orgasmo del Punto G.