Se suele decir que el verano influye de forma positiva en las relaciones sexuales, pero lo cierto es que el hecho de que la actividad sexual aumente no es debido al inicio de la estación del año sino a un cúmulo de circunstancias que se desencadenan cuando éste comienza…

 

En verano estamos más descansados y, gracias al clima, tenemos más ganas y más tiempo para cumplir nuestros deseos: irnos de vacaciones, hacer ejercicio, planear un viaje, vernos con los amigos, compartir más tiempo con nuestra pareja, realizar más salidas nocturnas… pero ¿también tenemos más ganas de practicar sexo? Pues sí!

 

El hecho de que haya más horas de luz hace que la glándula encargada de regular el funcionamiento de las hormonas (hipófisis) se estimule y por tanto provoque una mayor liberación de las hormonas del deseo sexual (testosterona, oxitocina y endorfinas) por lo que nuestro cuerpo está más predispuesto a tener relaciones sexuales en ésta época. También se suma el que vamos más ligeros de ropa y que cuidamos más nuestro cuerpo generando una mayor atracción y excitación.

En definitiva, la líbido no sufre ningún cambio significativo en ésta época del año. Si nuestros deseos sexuales se intensifican es por factores externos.

Sea cual sea el motivo de tu alegría y entusiasmo preocúpate solo en disfrutar y ser feliz sin olvidarte de que el practicar sexo influye positivamente en ello y de que en InsinuArt te ayudamos a conseguirlo!!

¡Feliz verano!